Sobre el blog

Aunque para la difusión del conocimiento sociológico ya dispongo del weblog Cisolog. Ciencia Sociológica, en este blog, más personal, también habrá contenidos interesantes relacionados con la sociología. Otros contenidos serán reflexiones varias no exclusivamente con objeto sociológico, eventos, homenajes,  citas, vídeos… en definitiva, cosas que me vayan resultando interesantes y desee compartir en la comunidad bloguera.

Desde luego, en ningún caso mi intención será ofrecer una información con sesgo ideológico. No obstante, lo anterior no es óbice para que en algunas publicaciones exprese mi opinión personal (crítica y autocrítica). Puesto que el científico social es a la vez sujeto y objeto de la investigación, es inevitable un conocimiento situado, tal y como lo propuso Donna Haraway (1991) en Ciencia, cyborgs y mujeres: la reinvención de la naturaleza. Así, siempre hay que tener en cuenta el punto de partida, ya que todo observador, independientemente del método empleado, parte de su subjetividad propia y de su contexto cultural a la hora de comunicar o realizar una investigación. Por otro lado, Alvin W. Gouldner (“El Antiminotauro. El mito de una Sociología no valorativa”, en La Sociología actual: renovación y crítica), en contraposición a la propuesta de Max Weber de una sociología avalorativa, construyó la metáfora de un “Minotauro” (individuo con dos cabezas, una para cuando actúe como sociólogo y otra para cuando lo haga como actor social). Gouldner venía a afirmar que si no se cuestiona la sociedad existente, se la está prestando asentimiento y conformidad. Por lo tanto, una sociología sin juicio de valores es una sociología que prefiere mantener el “status quo”. En definitiva, entrar -o no- a juzgar los fenómenos sociales desde un plano subjetivo es la dialéctica de estar en el paradigma crítico del conflicto o en el paradigma no crítico del conflicto.

De lo dicho anteriormente, no significa que la Sociología deba convertirse en un instrumento político mediatizado con fines ideológicos. Sólo es una advertencia de la imposibilidad de una practica sociológica absolutamente neutra. El sociólogo debe realizar un firme compromiso por investigar con rigor objetivo evitando deformaciones ideológicas, al mismo tiempo que debe ser transparente para que pueda identificarse los elementos valorativos del quehacer sociológico (Tezanos, 1987).

Continuando con la complejidad que supone al observador ser sujeto y objeto a la vez de la realidad social que se estudia, Edgar Morin, en su libro Los siete saberes necesarios para la educación del futuro, nos recomienda que para encontrar la verdad, es necesario la elaboración de metapuntos de vista que permitan la reflexividad, que permita la integración del observador-conceptualizador en la observación-concepción y la ecologización de la observación-concepción en el contexto mental y cultural que le es propio. Así, pues:

La mente humana debe desconfiar de sus productos “ideales” que le resultan al mismo tiempo vitalmente necesarios. Necesitamos un control permanente para evitar el idealismo y la racionalización. (Edgar Morin, 1999)

Y para terminar, el nombre de cabecera del blog, Homo Suadens pululando por la Red es un homenaje al gran profesor y gran amigo Luis Castro Nogueira que nos dejó tristemente en septiembre de 2014. Desde que lo conociera y leyera su ¿Quién teme a la naturaleza humana? (obra escrita junto a sus hermanos Laureano y Miguel Ángel) comparto con ilusión su estimulante proyecto de reintroducir en las ciencias sociales un vital y genuino programa naturalista, a través de la tesis del Homo Suandes, que pueda dar mejor cuenta del comportamiento social lejos de los clásicos determinismos de los paradigmas clásicos (el Modelo Estándar (ME) de las ciencias sociales) que hasta ahora no han podido evitar las resistencias que los individuos tienen para dejarse narrar por ellos. Gracias a Luis nació el Homo Suadens, un ser (nosotros) que habita en multitud de plektopois (el espacio-tiempo social en el que viven, sufren, respiran y se alojan los individuos de carne y hueso), de burbujas sloterdijkanas y espacios mentales (virtuales).

Haces lo que haces para experimentar que lo que haces es bueno, lo que sientes es bello y lo que piensas es verdadero. (Serenus Wiesengrund*)

Por otro lado, tanto la imagen del icono de cabecera como la de mi usuario en WordPress intentan hacer gala de una de mis citas preferidas de Edgar Morin (extraída del mismo libro citado):

rucrespo

El conocimiento es navegar en un océano de incertidumbres a través de archipiélagos de certezas. (Edgar Morin, 1999)

Licencia Creative Commons
Homo Suadens pululando por la Red por Rubén Crespo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en rucrespo.wordpress.com


Nota:

* Serenus Wiesengrund es autor ficticio de un imaginario libro sobre topogramas que le servía a Luis Castro para criticar la visión de algunos autores como J. Derrida. S. Wiesengrund aparece en su libro La risa del espacio (Tecnos, 1997), pero la cita pertenece al manuscrito “Las artes de la cura mínima y el cuidado de uno mismo”, pendiente de próxima publicación, y se cita en su libro ¿Quién teme a la naturaleza humana? (Tecnos, 2008, p. 354.).

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s