El lado positivo de la Crisis Económica

A pesar de la crisis y de que la gente se sujeta más los bolsillos, tengo cierta percepción últimamente, en lo que respecta a la gente que veo a mi alrededor, de que hay una especie de vuelta a las relaciones más propias y naturales de los grupos primarios, una vuelta al verdadero sentimiento comunitario huyendo de ese flujo asfixiante de lo global inabarcable e impersonal. En los ámbitos locales, la gente está cansada de oír las malas noticias del panorama macroeconómico, y empiezo a ver una ligera tendencia —ligera pero positiva— de no dejarnos domeñar por todo ese entramado complejo burocrático que nos aliena, nos aísla y anula nuestras esperanzas.

Estoy empezando a ver cierto desplazamiento de las relaciones transaccionales secundarias al desenvolvimiento más óptimo de las relaciones primarias. Es decir, no hay efectivo, pero yo puedo ofrecerte esto y tu a cambio puedes ofrecerme eso otro. No hay ‘cash’, pero hay ganas de seguir adelante, ganas de seguir compartiendo, ganas de no subsumirse en esa vorágine gigantista impersonal que nos hace seres anónimos. Como dice Zygmunt Bauman en su libro Mundo Consumo (2010): «Por paradójico que parezca, lo cierto es que la emancipación del yo individual y su autoafirmación efectiva precisan de unas comunidades fuertes y exigentes. La autocreación es obligada, pero la autoafirmación parece un producto de la imaginación».

Rubén Crespo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s